12/7/10

Hoy una amiga (Por “amiga” me refiero a la chava súper buen pedo que se sienta a dos lugares de mi en el trabajo)que un amigo de ella estaba interesado en conocerme (resistí la tentación de decirle un “bueno…deja te paso mi twitter o mi blog”).


Le dije un leve “chido” (porque en sí, esta chido el que alguien quiera conocerme) y seguí ayudando a un puertorriqueño (o reguetoneros como me gusta llamarlos) a usar su buzón de voz y encontrar el teclado en el iphone (juro que el wey no sabía que era touch).


Obviamente como niña mariquita sin calzones cursi que soy me empecé a imaginar millones de escenarios y millones de maneras en las que conocería a dicho sujeto (desde un choque en las escaleras hasta un partido de futbolito en la terraza del mi lugar de trabajo).


Cuando me lo presentó (en mi pinche break de 10 minutos, que iba a utilizar para molestar a una compañera de trabajo, cabe mencionar) fue muy incomodo. Empezó a preguntar cosas muy personales (como mis hobbies, mis aspiraciones en la vida, que estudiaba y si me gustaba salir de “party”), el hecho de que las preguntara no me molesto en sí, tampoco el hecho de que me abrió la puerta cuando entramos al break room, tampoco el hecho de que cuando me paré a comprar un refresco de la maquina trató de pagarlo él, no me molesto todo eso en sí.


Cuando mis 10 minutos terminaron me despedí con un incomodo “bueno…nos vemos luego” y salí de ahí (por “salir de ahí” quise decir “huí de ahí”) y volví a trabajar de nuevo.


Regresé a mi lugar y volví con un señor que amenazaba con demandarme a mí, a mi familia y a toda la compañía porque le estábamos cobrando el internet ilimitado. Mi amiga (la chava que se sienta a dos lugares de mi…la que es buen pedo) me preguntó un leve “como te fue?”.


Sonreí y le dije un “Bien” y volví a mi llamada. Obviamente mentí.


No me fue “bien” ni “más o menos” ni la expresión coloquial “chido” o “con madre”. Simplemente no me fue.


Nunca preguntó mi nombre y él seguía llamándome “bonita” o “nena” e incluso una vez me llamo “baby” (no estamos en los ochentas o en una serie gringa, no mames).

3 comentarios:

Pan dijo...

Te juro que antes de leer el último párrafo, estaba planeando mi comentario con un ¿Por qué no te cayó bien?
Pero, weys, aléjate de esas amistades ¿qué tal que a tu amiga le hizo lo mismo y te quizo echar la bolita?
Soy una amarranavajas de lo peor.

arb89shoj dijo...

hahahahahahahahaha...

Unos no saben ligar.
otros creen que pueden con la misma tecnica.
y otros nisquiera han de conocer la palabra.

~pff

liiiliiii dijo...

....ni sabía q tenías blog.. pero lo descubrí y dije..leamos puees... y en estos momentos gracias al alcohol, mi sentidos se han reducido a cuatro... por lo tanto eso m vuelve sensible y vulnerable, haces q uno de mis ojos llegue a llenarse d agua por que seguramente esa "compañera" , soy yo ...

Eso te pasa por andar de coqueta y dejarme morir en mi "emocidad" de otj....


aún así...eres bien pinche genial