13/12/09

Mierda.

A veces tengo la necesidad de mandar todo a la mierda. TODO.

Y a veces lo hago.

La escuela (hace ya un tiempo que está en la mierda, yo nomás le eche un poco mas encima), mi familia (que pensamos que estamos en mierda pero en realidad estamos con madre comparados con otros), mi aseo personal (el cual mando a la mierda cada vez que me propongo en no bañarme en una semana…he cumplido eso una vez), mi vida sentimental (dejo de pensar en él, en ellos, en ustedes, en aquellos, en mi), mi vida laboral (no trabajo así que esa se fue a la mierda hace tiempo) y solo estoy.

Estoy yo en mi estado natural. Inmóvil, pensante, estúpidamente yo. Y es cuando me llega la realización de mi vida.

Todo es mierda. TODO. El mundo, las personas, la televisión, el país, el vagabundo enfrente de la tienda que siempre me pide dinero, el perro del vecino que nunca deja de ladrar, el tipo que finge tener algún tipo de retraso mental para poder ganar dinero, tu, yo, ellos, nosotros…

TODO.

Simplemente tenemos que tratar de no dejarnos hundir demasiado en toda esa mierda que existe… porque si lo hacemos ya valió mierda todo.

El punto es que…Ya estoy cansada de tratar.

3 comentarios:

Madeleine Leroux dijo...

Humm y dijo Don Oscar Wilde "todos estamos en una cloaca, pero algunos estamos mirando las estrellas".

Ánimo

Cheers,


Maddy.

Oscar B.M dijo...

En muchos países, los actores, músicos y artistas del espectáculo se desean suerte antes de subir al escenario diciendo: «mucha mierda» o «mierda mierda».[2] Probablemente provenga de la costumbre en Francia de pronunciar "merde" como señal de éxito.[cita requerida] Esto forma parte de una superstición que considera que desear buena suerte generaría justo lo contrario, mala suerte. El origen de esa costumbre no está claro. Hay quienes explican que esto se debe a que antiguamente, en París, sólo podían permitirse ir al teatro las personas de la clase pudiente, que acudían al mismo en coche de caballo. Entonces, si en la puerta del teatro había gran cantidad de "mierda", significaba que el teatro estaría lleno, o lo que puede suponer mucho éxito[cita requerida]. Otros afirman que el origen de decir «mierda» o «mucha mierda» es que, en la Edad Media, los artistas iban con sus carromatos por los pueblos. Cuando llegaban a uno, si había mucho estiércol a la entrada, calculando la extensión del mismo, eso quería decir que en aquel momento había un mercado, feria u otro acto y por eso entraban, hacían su espectáculo y se iban. Cuando se encontraban con otros artistas, se deseaban mucha mierda.

Angel Sidrian dijo...

Saludos buen blog :)
lo seguire :D